¡Te doy la bienvenida!

Algo de mi

Soy Liria Minassian. Argentina, actualmente residiendo en Reino Unido.

Fundé este espacio, Gracias Yoga, en el año 2013.

Soy Profesora en Hatha Yoga, me especializo en Mindfulness

y estoy certificada como profesora de Yoga Facial (FYM). 

Todas disciplinas orientadas a acercarte bienestar.  

Mis inicios

Mis inicios en lo laboral no tuvieron que ver con el yoga.

Fui docente de idioma durante 10 años y trabajé en el mundo empresarial durante otros 10. 

Mantener mi cuerpo y sus energías en movimiento siempre fue necesario para mi. Así que incursioné en Ballroom, Folclore, Salsa, Jazz y obviamente en el yoga. 

Fe y espiritualidad

Fui menos estable en el camino de la espiritualidad. Muy creyente de niña. Pero allá por 1982, época de la guerra de Malvinas, perdí mi fe y mi vida tomó otros rumbos. Participé activamente en el movimiento New Age que me ayudó a calmar mi mente inquieta.  

El yoga como refugio y camino

Recuerdo las palabras de mi padre: "una persona sin fe no puede ser feliz". 

Algo drástico tal vez, pero a medida que mi vida fue transcurriendo

 empecé a entender a qué se refería.

Y así llegó uno de esos momentos donde las circunstancias me dejaron parada preguntándome "y ahora ¿cómo sigue la vida?..." Y volví al yoga. Esta vez desde la vivencia y desde el estudio. Descubrí ahí la integración perfecta de lo que venía haciendo por separado: cuerpo y mente con el ingrediente faltante que había abandonado mucho tiempo atrás: el espíritu. 

Tiempo de cambios

Tomé la decisión de dedicarme exclusivamente al yoga. Un salto al vacío a los 40 tal vez. Luego el tiempo puso a Mindfulness en mi camino y encontré así la combinación equilibrada para mi vida personal y mi trabajo. Profundicé el conocimiento de mi mente y entendí que ese es un trabajo para toda la vida. 

Siempre abierta a lo nuevo y a la capacitación, me sumergí en el Yoga Facial, ya en mis 50 y lo incorporé a mi vida cotidiana y a mi trabajo. Agregar el rostro al trabajo diario conmigo misma trajo un bálsamo de mayor relajación y le aportó más sonrisas a mis días. 

¡Gracias!

Actualmente, agradecida a la vida que siempre me da oportunidades, me dedico con amor a enseñar estas maravillosas disciplinas inspirada en ser un canal a través del cual te pueda llegar a vos, así como me alcanzó a mi, esta sabiduría transmitida de generación en generación y que puedas vivenciar sus beneficios.

Sumate a este camino.